A Pablo Iglesias

Home / Opinión / A Pablo Iglesias
Busto-Pablo-Iglesias

Busto de Pablo Iglesias en la sede del PSOE en Ferraz

GABRIEL ESTAÑ – Cuando se afilia a un partido político generalmente sabe porqué lo hace, pero en muchos casos no sabe qué está haciendo. Cuando uno se afilia al Partido Socialista, y sobre todo si se mueve entre las diferentes agrupaciones locales, encuentra cosas difíciles de entender y puede sentirse completamente extrañado. Y no me refiero a grandes cosas, sino a pequeños detalles. Como por ejemplo los cuadros que cuelgan de las paredes de muchas sedes. Imágenes que representan a Pablo Iglesias, fundador de nuestro Partido, o a otros históricos dirigentes socialistas de hace casi un siglo como Largo Caballero o Julián Besteiro. También retratos de otros políticos de izquierdas como Manuel Azaña o Clara Campoamor. Son generalmente imágenes sin una especial calidad artística y que además presentan un estado de deterioro evidente. Al verlas cualquiera podría pensar que bien podrían ser remplazadas por otras más modernas y acordes a los tiempos que vivimos.

Y ahí podría quedar la cosa, hasta que algún conocedor de la historia local describe como esos cuadros pasaron casi cuatro décadas escondidos o enterrados, envueltos en harapos mientras los exaltados “vencedores” buscaban con la misma ansia a cuadros y dueños. Y tras casi cuarenta años alguien cuya familia guardaba el secreto sobre dónde reposaban los desenterraba y los colgaba orgulloso en las paredes del partido político que había, y ha, de transformar España y entonces, te das cuenta que esas ennegrecidas imágenes tienen tanto valor para nuestra democracia como la Gioconda para el Museo del Louvre.

A Pablo Iglesias Possé, fundador del PSOE y la UGT, en el 89 aniversario de su fallecimiento cuyo busto pasó 40 años enterrado y hoy se exhibe en la calle Ferraz, nº 70.